25 cosas que hice para tener un buen año en el 2017


1. Saqué mi teléfono móvil de la habitación. Ser adictos a la tecnología no es bueno, sobre todo si es antes y/o después de dormir. En ocasiones me engañé quedándome hasta tarde en el salón (por eso de que en la habitación mi móvil no está permitido), pero retomé mi poder sobre esta terrible adicción. En su lugar, ahora leo una revista o un libro de inspiración antes de dormir. Por las mañanas, cada vez prolongo más el tiempo que paso sin ver mi móvil al despertarme. Esto ha hecho una gran diferencia en la calidad de mi vida.

 

2. Tomé muchísima agua (aproximadamente, tres litros al día). Tomar agua mineral me ayuda a fluir con mi proceso creativo. Me obliga a tomar pausas para ir al baño. Me ayuda a relajarme luego de haberme aguantado tanto las ganas de ir al baño. Me hace conocer personas nuevas (las que cuidan mis cosas cuando estoy trabajando fuera de casa y voy, por fin, precisamente, al baño). ¡Sí al agua potable y mineral!

 

3. Cuidado personal. Después de haberme resistido tanto, empecé a usar una buena crema para la cara. Nunca usaba cremas porque me daba pereza y, supuestamente, esto era algo solo para mujeres. Me hice la pedicura varias veces (con un podólogo, nada superficial). Puse mi cabello en manos de buenos productos y de una buena peluquera profesional. Al principio me dolió gastar tanto dinero, luego me acostumbré. No lo hago por el resultado, lo hago por la emoción


4. Gasté mucho más dinero. En el que fue uno de los años más difíciles a nivel financiero, gasté mucho más dinero del que hubiera podido haber gastado antes. En lugar de privarme, constiparme financieramente o ahorrar, me fui por la opción de gastar (con conciencia), y de gozar de la abundancia con las que nos provee este planeta. 

 

5. Conformé un equipo de personas fabulosas. Me tocó despedir a algunas. Fue doloroso. Me quedé con las mejores. Me aseguro de hacerles saber cada vez que puedo lo fabulosas que son y lo mucho que aportan a mi vida y mi marca, a mis clientes y a nuestro equipo. Hoy, todas las personas de mi equipo son emprendedoras en sus áreas. Cada persona que compra en mi página web no solo se ayuda a ella, sino que contribuye con todo un equipo de soñadores que estamos transformando el mundo para mejor. 

 

6. Dejé de compartir tanto contenido gratuito por Internet. Cuando es gratis casi todos quieren, cuando hay que pagar son pocos los que dan el paso. Me cansé de eso. Quien quiera crear una vida fabulosa tiene que comprometer, entre otros, su bolsillo. Así lo he hecho yo y así lo han hecho mis clientes más felices y satisfechos. De caras al 2018, cada vez más, muchas más cosas buenas en la vida tendrán un precio. Cohibirse por tener que pagar para tener más no es ––ni será nunca–– fabuloso. 

 

7. Me fui de vacaciones. En algunas ocasiones mezclé placer y trabajo. En otras ocasiones, personas de mi equipo me obligaron a desconectarme. Suspiro... Fue delicioso haber viajado en primera clase. Los fines de semana en casa sin hacer nada también cuentan como vacaciones.


8. Dejé de fijarme en cuántos seguidores y "Me gusta" tengo en las redes sociales. 
Era horrible cada vez que veía bajar el número de suscriptores. Horrible cada vez que enviaba un boletín y alguna persona se desinscribía. Ya no siento que es horrible para mí. En realidad, lo siento muchísimo por ellas. Ellas se lo pierden. Las dejo ir porque: 1) Mi trabajo funciona. 2) Trabajo solo con personas fabulosas. 3) Me ahorro dinero si se van. 4) Hay que filtrar.

 

9. Regalé la ropa que no usaba. "Si no me gusta", "si no la uso" y "si no la quiero" son señales para dejar ir. Regalé y doné ropa a algunas asociaciones. Esa ropa que vale por su marca, la vendí. Resultado: Limpié mi espacio, hice algo bueno por alguien, obtuve dinero extra en los bolsillos para hacer más de lo que me gusta.

 

10. Hablé todos los días con mi mejor amigo. Cero conversaciones superficiales. Me hizo tío de una bebé hermosa. 


11. Tomé sesiones de coaching en privado. Expando mis horizontes, dejo de procrastinar, me pongo acciones y las cumplo con la ayuda de una persona profesional y responsable. Mi coach me mantiene en sintonía, me recuerda cuando se me olvida mi grandeza (y bien que se me olvida), me hace llegar más rápido a mis objetivos. Invertir constantemente en mi vida hace que mi vida sea fabulosa. 

 

12. Reciclé. El vidrio en donde va el vidrio. Lo otro en donde va lo otro. Hasta el punto de sentirme mal y culpable si no lo hacía. Hasta el punto de sacar el vidrio antes de que la fabulosa chica que limpia mi casa lo botara en donde no iba.

 

 

 

25 cosas que hice

 para tener un buen año en el 2017 

–– por @randycoaching

¡Clic aquí para compartir!

 

 

 

13. Hice mi cama todos los días. Excepto cuando dormí con alguien más (hice mi lado de la cama). Excepto cuando dormí en un hotel (arreglé las almohadas). Ver mi cama arreglada me prepara para tener un día grandioso. Además, me hace sentir exitoso porque sentí que hice algo bueno al comenzar el día.


14. Bajé el número de personas a las que seguía en Instagram. No porque no las quería, sino porque... secreto. Dejé de seguir cuentas por compromiso (muchas personas haciéndose pasar por muy amigables, y nada amigables a la hora de la verdad). Por cierto, activé las notificaciones de los perfiles que más me gusta leer.

 

15. No contesté el teléfono cada vez que sonó. Muchas veces, ni volteé a mirarlo. Duré hasta varias semanas para responder un mensaje de texto. Algunas veces, nunca respondí. Tengo más de cinco años sin usar WhatsApp y ninguna otra aplicación mensajería instantánea. Impráctico en algunas oportunidades, pero es un gran peso que ya no tengo encima.

 

16. Dejé de criticar las fotos y a las personas que veía en las redes sociales. Círculo vicioso. Ya lo había comenzado a hacer en la vida real. 

 

17. Me desperté sin despertador. Práctico cuando se trabaja desde casa. Puntos extras: No asumí compromisos por las mañanas, los fines de semana dormí en total oscuridad. 

 

18. Comencé a cocinar más. Resultado: Intuitivo, cocino rico. Como saludable cuando cocino en casa. Me permito salir de lo saludable cuando no estoy en casa. No me salto el desayuno, ni me quito el placer de terminar con un buen postre. Chocolate, de preferencia. 

 

19. Dejé de juzgarme y de criticarme. Compasión y amor propio ante todo. Enseño los pasos en mi libro. Esto me ayudó a aceptarme mucho más y a ser yo mismo. A mostrarme tal cual soy, sin miedos, hasta en las redes sociales.

 

20. Mi pregunta del año fue "¿Cómo me quiero sentir?". Fue mi mantra. Lo tengo muy claro. Potencié mi inteligencia emocional haciendo este programa varias veces durante todo el año.


21. Escuché música todos los días. Álbum en repeat. Algunas veces, solo una canción en repeat durante varios días. La música es terapia. Invertí en unos buenos audífonos.

 

22. Si fue difícil no lo hice. Sufrir para obtener resultados ya no está en mis prioridades. Simplicidad y suavidad ante todo. Por cierto, solo compré ropa de textura suave. Es rico comprarse ropa.

 

23. Me detuve en seco cada vez que me descubrí en la energía de la indecisión. "Es momento de tomar una decisión que nos mueva hacia adelante, Randy", me dije al menos cien veces. La indecisión es miedo. El miedo inconsciente nos impide ser fabulosos.

 

24. Apoyé a mis amigos emprendedores. Porque soy emprendedor. Porque es incompatible (y patético) decir que somos amigos y no comprarle su trabajo. Fin del comunicado.


25. Hice otras cosas que guardo en la intimidad y complicidad de mis secretos. Porque tener secretos que solo nosotros conocemos es, simple y sencillamente, fabuloso.

 

Por tu magia,

 

Randy

 

 

 

 

Please reload

SESIONES PRIVADAS
Comienza
a conectar con la magia que tienes en ti
Más inspiración para ti.
Continúa leyendo...

7 recomendaciones para vivir un 2019 fabuloso

Está bien si no te sientes bien en Navidad

Cosas que aprendí al enfrentarme con la muerte

5 razones fabulosas para suscribirte en randycoaching.net

1/1
Please reload

© 2019 por Randy Coaching 

  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon