Tu oscuridad tiene algo que mostrarte

Qué fácil es apreciar la vida cuando todo sale bien.

La buena noticia, el nuevo logro, el próximo viaje... Es maravilloso estar en esa energía.

Pero, ¿qué tal cuando las cosas se tornan menos maravillosas?

¿Qué tal cuando no te sale todo como lo has planificado?

Cuando te sientes un fracaso, cuando –aunque hayas logrado cosas– lo único en lo que piensas es en todo eso que aún te falta.

Cuando tienes tu baja vibra a diez mil por hora y tu parte más crítica es la que está animando la fiesta..

Apreciar tu proceso se vuelve menos fácil en esos caso, ¿verdad?

Ugh... Suenan Adele y Ricardo Arjona sin parar.

Hoy quiero que sepas que te entiendo y que desde aquí busco acompañarte.

Quiero pedirte que hagas algo de tu parte, y que me acompañes a mí a acompañarte.

Te pediré algo nada común en el ámbito del crecimiento personal y en estas impetuosas ganas de querer ser siempre positivos, pero hazme caso:

Ambos lados de un vaso medio lleno (o medio vacío) son buenos.

La parte llena es buena, y la parte vacía también.

Hoy quiero pedirte que aprecies tu lado vacío.

Hónralo.

Celébralo.

Abrázalo.

Agradécele.

Si no existiera el vacío, nunca podrías apreciar lo lleno.

Si todo fuera bonito y dulce, no habría gusto para disfrutar la gran variedad de sabores.

 

Una limonada o un jugo de parchita (así se le dice a la maracuyá en Venezuela)... Come on!

Si estás nutriendo el vacío es por dos cosas:

  1. Vas a trascenderlo.

  2. Vas a seguirte destruyendo por no haberlo trascendido.
     

Porque formas parte de esta comunidad, en lo más profundo de mí sé que no vas a seguir allí creando más vacío. ¿Cómo lo sé? Simple y sencillamente, porque sigues aquí.

Sé que vas a llenarlo, y esta vez será con experiencias positivas, mágicas y maravillosas.

Puede que te tome un tiempo muy grande pero, por el simple hecho de estar aquí leyendo esto, sé que vas a hacerlo. Tarde o temprano vas a dejar de alimentar tu lado vacío para nutrir tu lado más lleno.

De hecho, ya lo estás haciendo.

Honra, celebra, abraza y agradécele a esos huecos que producen tu vacío.

Tu vacío está aquí para mostrarte lo que se siente estar pleno.

Sé que puedes hacerlo por tu propia cuenta, pero también sé que trabajando juntos y en privado, lo haremos más rápido y mejor.

Si sientes una diminuta idea plantarse en tu mente y diciendo algo como: "Sería genial si alguien especializado me acompañara en estas...", atiéndela.

"Ah, pero es que ya llega la Navidad", "pero es que no tengo mucho dinero", "pero es que ganó Donald Trump y ahora no sé lo que voy a hacer", "pero es que, pero es que..."; esas razones (tan válidas como sean) son el producto perfecto de nuestra propia resistencia al cambio. Nunca van a desaparecer –y se van a seguir multiplicando–, a menos que tú actúes.

Nunca existirá la oportunidad perfecta, a menos que tú la tomes.

Si te gusta la idea de terminar el año como se debe, adquiere sesiones privadas de coaching.

 

(Al final, también existe la posibilidad de que tu solicitud no sea aceptada, o que entres en lista de espera, o que pase un meteorito y se lleve todo, o que comiences el 2017 con una base sólida y robusta...).

Por tu magia,

Randy

 

 

 

 

 

 ¡Comparte estos tweets

(o copia y pega para compartirlo en Facebook)

 

Tweet:  Tu vacío está aquí para mostrarte lo que se siente estar pleno.

Tweet:  Si no existiera el vacío, nunca podrías apreciar lo lleno

Tweet:  Aprecia tu lado vacío. Hónralo. Celébralo. Abrázalo. Agradécele

Tweet:  Si todo fuera bonito y dulce, no podríamos disfrutar la gran variedad de sabores

 

 

 

Please reload

SESIONES PRIVADAS
Comienza
a conectar con la magia que tienes en ti
Más inspiración para ti.
Continúa leyendo...

7 recomendaciones para vivir un 2019 fabuloso

Está bien si no te sientes bien en Navidad

Cosas que aprendí al enfrentarme con la muerte

5 razones fabulosas para suscribirte en randycoaching.net

1/1
Please reload

© 2019 por Randy Coaching 

  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon