Tu plan vs. La realidad

Cada uno tiene un plan: un plan de espera o un plan de acción, pero es su plan.

 

Andrés lleva 2 meses buscando un nuevo apartamento y aún no lo ha encontrado. Mariana comenzó un plan de pérdida de peso hace 2 semanas y siente que no ha bajado ni un gramo. Gabriela está esperando la llamada de la empresa a la que postuló hace un mes, pero nada que la han llamado. Andrea y Karina, ellas quieren irse de viaje a París, pero todavía no tienen el dinero para comprar sus pasajes. Juan, él está tranquilamente esperando un mejor precio del dólar para poder invertir en su propio negocio. Y María, ella desearía hacer eco de sus talentos culinarios, pero ha decidido postergarlo porque hoy su tiempo lo consagra a su familia y a su trabajo.

 

Todos ellos tienen un sueño. Todos ellos tienen un plan. Aun cuando algunas veces no estén conscientes de ello, cada día que transcurre tienen la opción de acercarse o de alejarse de sus objetivos. Como todo el mundo, algunos de ellos han decidido hacer, otros han decidido esperar y otros han decidido postergar.

 

En el mundo ideal de nuestros sueños, todos tenemos un tiempo y una forma precisa de alcanzarlos. Estamos convencidos de que ir de un punto A a un punto B solo se logra de una forma, y en realidad muchas veces desconocemos que hay más de una manera de hacer ese recorrido.

 

Hay que romper la creencia de que solo hay una vía para llegar de A a B; sobre todo esa que dice que de A a B se llega en línea recta y directa. Eso es un mito que tiene paralizadas a muchísimas personas. Ir de A a B inteligentemente es saber que hay subidas y que hay bajadas, que hay curvas, huecos y algunos obstáculos, pero también hay escalones, escaleras mecánicas y hasta ascensores. Hay otros medios de transporte más rápidos y más lentos, pero independientemente del medio de transporte, lo importante en esa travesía es cuidar que el material transportado llegue en buenas condiciones. Y ese material al que me refiero eres tú.

 

Vayas a donde vayas, mantenerte en buenas condiciones es la gasolina de todos los motores que te transportan. 

 

Las personas que no llegan hasta el punto B generalmente no lo logran porque se cansan, se rinden, se frustran. No lo logran porque intentan una sola vía, porque creen que ya es muy tarde, muy pronto, o porque deciden darle el poder de sus sueños a las circunstancias.

Hay miles de maneras de ir de A hasta B, así que no te quedes bloqueado en tan solo una. Sobre todo, no te quedes bloqueado esperando por algo o por alguien. Si bien es cierto que hay cosas que necesitan esperar, también es cierto que tu bienestar no ha de depender de ninguna espera.

 

Lo que te define no es lo que te sucede, sino cómo decides reaccionar ante ello.

 

Si tu meta no se cumple a tu expectativa y tiempo, hazte un favor y sigue firme manteniendo tu visión de lo que es ese punto B para ti. Vívelo, suéñalo, deséalo y sigue actuando a favor de lograrlo.

 

Cuando te mantienes firme y entusiasmado ante tus propósitos, el mundo entero confabula a tu favor. Pase lo que pase.

Please reload

SESIONES PRIVADAS
Comienza
a conectar con la magia que tienes en ti
Más inspiración para ti.
Continúa leyendo...

7 recomendaciones para vivir un 2019 fabuloso

Está bien si no te sientes bien en Navidad

Cosas que aprendí al enfrentarme con la muerte

5 razones fabulosas para suscribirte en randycoaching.net

1/1
Please reload

© 2019 por Randy Coaching 

  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon